Entrevista a Salvador y el Chele Publicada en el Rodriguista Nº 68 en 1996

    En Chile, la libertad de expresión es un derecho fundamental que se encuentra regulado en el art. 19 de la “constitución”, la cual señala que esta corresponde a la libertad de emitir opinión, de informar, sin censura previa, en cualquier forma y por cualquier medio, sin perjuicio de responder de los delitos y abusos que se cometan en el ejercicio de estas libertades. Constitución que para nosotros es espuria. No así, para los que se llenan la boca hablando de democracia y de libertad, disfrazando la realidad del país, censuran descaradamente y violan los DD.HH de manera sistemática, ante cualquier compatriota que piense diferente o no sea obediente a este sistema lapidario. Existiendo tantas evidencias en la memoria y la retina del pueblo sobre estas censuras cotidianas, ejercidas mayormente mediante la fuerza, es que no podemos quedar ajenos a los destemplados discursos en contra de la entrevista a Mauricio Hernández Norambuena, Rodriguísta que se encuentra hace dos años en Chile, cumpliendo condena en la Cárcel de Alta Seguridad (CAS), después de 16 años en Brasil, pasando por 18 años de un régimen de incomunicación y castigos inéditos, pero que a pesar de los vejámenes y agresiones hacia su persona por haber sido parte del FPMR, se mantiene con un temple y fuerza moral intacta, Siendo esta consecuencia y fortaleza en particular, la que moleste al estado neoliberal y sus patrones organizados en la llamada UDI, agrupación política compuesta fundamentalmente por aquellos que en dictadura eran serviles colchones de seguridad, de infraestructura, de logística y muchos guías de la siniestra DINA y CNI. Estos que bajo las sombras escondían a los fascistas que abusaban y violaban, ponían corriente, sacaban uñas con alicates, entre tantas formas macabras que utilizaban para torturar, asesinar y también desaparecer a hombres y mujeres, manteniendo el pacto de silencio que hasta hoy es inquebrantable y que algunos llevan consigo vistiendo de “ilustres diputados, Senadores y Ministros” en ejercicio. Esta libertad de expresión entonces, solo podemos verla en plenitud ejercida por aquellos rastreros que obedecen al neoliberalismo y totalmente mitigada o prohibida cuando se trata de ciudadanos que piensan distinto o que claramente expresan y denuncian lo que se trata de ocultar. Por ello, ante quienes pretenden ridiculizar o simplemente deslegitimar las palabras de un Rodriguísta, debemos decir que el Rodriguísmo es la dignidad incólume que se construyó durante la lucha en contra del tirano y el fascismo de los militares traidores a la Patria, de la desvergonzada actitud de la oligarquía y de los partidos políticos de derecha que esperaban que su aparato de lacayos hicieran la pega sucia para repartirse el motín. El Rodriguísmo es una forma de vida, es una actitud frente a la diferencia de clases y a los atropellos de esta. Estamos convencidos que mientras exista un Rodriguísta, continuaremos con la tarea junto al pueblo, de liberar a esta larga y angosta faja de tierra del yugo explotador. Somos hijos de Lautaro, Michimalonco, Caupolicán, Janequeo, Rodríguez, Javiera, Recabarren, Allende, Cecilia, Tatiana, Raùl, Benito, Arenas y tantos héroes y heroínas que han regado con su sangre la lucha por la Libertad de nuestra Patria. El FPMR sigue y seguirá por la senda de la dignidad de nuestra clase y no dejaremos de ser consecuente con nuestros principios, aunque en nuestro camino existan equivocaciones o malas decisiones. Razones que no detienen nuestra tarea, más bien nos enseñan a trazar un camino mejor, convencidos de que lo realizado en el pasado, obedecía al deber patriótico frente a los crímenes de una tiranía, que hoy quedan arrumbados en papeles bajo la justeza de una falsa Democracia y la perpetuación hasta ahora de la impunidad. Han trascurrido 18 meses de la evasión estudiantil y revuelta social, impulsado principalmente por las y los jóvenes, que decidieron revolucionariamente cambiarlo todo y no ceder a nada. Concentrando el descontento popular, que se ha mantenido por generaciones marcadas post dictadura. Después de tantos años de la conformación asquerosa de los partidos tradicionales que negociaron la salida del dictador, cumpliendo a cabalidad acuerdos y tratados, terminando de vender los recursos del estado a manos privadas y que desde sus cargos en conjunto a los partidos opositores, crearon leyes para proteger al empresario, que financia sus campañas electorales. Largos años en que la impunidad, la corrupción institucionalizada en estamentos públicos y carabineros, los militares asesinos y partidos políticos vendidos jugaran con la dignidad de nuestra clase. Largos años que acumularon la impotencia de un pueblo, que hoy, decidió ponerse nuevamente de pie para copar las grandes Alamedas que Salvador Allende alguna vez divisó en sus palabras revolucionarias. Las calles embellecidas con colores y consignas, con un pueblo cansado alzando la voz, fueron confinadas nuevamente por un virus que estos burgueses han utilizado a conveniencia, con el afán de mantener desmovilizada a la población. Sin dejar de recordar que estos mismos políticos, colgados de las demandas sociales, se reunieran en una mesa de diálogo creando el “acuerdo por la paz”, donde se urdió el asqueroso negociado, que como costumbre, nuevamente traiciona al pueblo. La convención constituyente no es más que otra maquillada propuesta, donde el objetivo es proteger los intereses de los más ricos, la clase explotadora, que pretende hacer creer que cambiaremos la constitución pinochetista con “constituyentes” salidos de los mismos partidos políticos que se han constituido en una casta de malhechores, en donde los “Independientes” tienen muy pocas probabilidades de incidir, más bien terminan validando el proceso. Nuestra posición como FPMR, lo hemos dicho reiteradamente desde nuestro primer manifiesto, el único camino a una patria libre y soberana es una “asamblea constituyente” con plena participación de los pueblos. Mientras intentamos retomar las calles convencidos del camino soberano, rechazamos absolutamente la farsa política que nos ha impuesto un gobierno con la aprobación popular más rastrera de la historia (4%), mientras los montajes y violaciones a los DD.HH constantes en las movilizaciones y protestas continúan. La lucha por la recuperación territorial del Wall mapu y la violencia ejercida hacia los presos políticos mapuches y de la revuelta son pan de cada día. Entre noticias que desvirtúan la realidad, se trabaja en silencio el “Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico TPP 11”, que hace unas semanas Piraña decretara resolver de manera “urgente”, donde las multinacionales negociaran sus productos y los privados se beneficiaran amparados a mecanismos de solución de disputas entre Estados (inversionistas y Estados), que establece que las corporaciones pueden llevar a los Estados al nuevo tipo de tribunal internacional cada vez que, según ellas, vean que no se cumplan los objetivos. La urgencia de aprobación del TPP 11, antes de las urnas es clara evidencia de que estos negocios siempre han sido y serán el plato fuerte que los mueve para conservar sus privilegios y jamás se vele con voluntad sobre los derechos de la clase trabajadora, motor de la patria. La burguesía jamás querrá perder privilegios, la oligarquía le teme al pueblo… El Estado Neoliberal usa cualquier subterfugio para seguir gobernando de manera dictatorial, ha instalado este sistema electoral, el proceso constituyente que nada tiene que ver con lo que dejaron claro las movilizaciones de millones de ciudadanos. Con la inmoralidad que los caracteriza desparraman los recursos del Estado en Generales del ejército y carabineros para obligar a los subordinados uniformados a salir a las calles provocando el terror. Así como han militarizado al Wall mapu y violado los DD.HH de mujeres, niños y hombres en las comunidades de todo el territorio mapuche, encarcelando y creando montajes incluso, a la autoridad espiritual Machi Celestino Córdova y el Lonko Alberto Curamil, que estando en prisión es elegido como nobel verde, con el premio GOLDEN de ecología mundial, hoy en libertad. El terrorismo de Estado brutal y despiadado, ha pasado por encima de La Ley indígena 19.253, promulgada el 5 de octubre de 1993 y el tratado internacional 169 de la OIT. Obviamente, pues Generales, oficiales y políticos mantienen negocios con las forestales, el robo de la madera. Las hidroeléctricas arrasan con la flora y fauna, queman los bosques, mientras los medios de comunicación aportan para desviar la atención del público, generando hipótesis donde siempre los culpables son los más débiles, como el asesinato del pequeño Tomas Bravo, que bajo extrañas circunstancias y obstaculizaciones de evidencias, apunta claramente que el crimen fuere perpetuado por personal de la forestal Arauco. Vergüenza dan cuando se refieren a Gobiernos elegidos por sus pueblos como Cuba digno, que ha exagerado en bondad, solidaridad con los pueblos del mundo. Así como La República Bolivariana de Venezuela que ha creado dispositivos en busca de las relaciones igualitarias y de respeto con América latina y el caribe creando el Celac, ALBA, Mercosur, Unasur y Petrocaribe. Los gobiernos de derecha, como el de nuestra patria, con sus infelices gobernantes, repiten como papagayos las orientaciones de la CIA para mantener los bloqueos que tanto daño provocan a los pueblos. Claro ejemplo tenemos con Michelle Bachelet Jeria, Aroldo Muñoz e Insulza que nada tienen que envidiar al Padre de Piñera, Manuel José Piñera Carvallo o Cristián Edwards del Río, reconocidos miembros de la CIA. El pueblo, los ciudadanos y ciudadanas pasaremos la cuenta a estas castas de ladrones que han entregado la soberanía nacional al imperio a cambio de sus comodidades y negocios en desmedro de nuestra Patria. Por los que estamos, por los que han partido, por los desaparecidos(as), por los presos(as) políticos(as) mapuches y de la revuelta, para quienes exigimos la libertad inmediata y para aquellos que cumplen condenas, mejoras de las condiciones carcelarias. Fin a los tratos vejatorios dentro del sistema penitenciario común y político, no más violaciones a los derechos humanos. Exigimos se respete y garantice la dignidad, integridad física, sicológica y moral a los internos, a nuestros hermanos Rodriguístas en prisión y a tantas y tantos otrxs compatriotxs. No debemos soltar las calles, debemos organizarnos en nuestros territorios, no dejemos la consigna, la denuncia, las barricadas y la consecuencia con nuestra lucha, por una patria libre y soberana. El FPMR, está presente en los territorios, junto al pueblo, está presente luchando contra la tiranía de los pueblos y contra cualquiera que ejerza el abuso de poder sobre nuestra clase.

 

¡A continuar la lucha! ¡Vamos junto al pueblo y nuestros héroes y heroínas a cambiarlo todo Porque todo debe ser cambiado!

¡HVOM!

Frente Patriótico Manuel Rodríguez

TIEMPO DE DEFINICIONES.
 
 
El resultado de la reclamación nacional refrendada con las movilizaciones iniciadas en octubre han marcado el camino. 
 
El plebiscito no es una ofrenda del espectro político ni del gobierno asesino de Piñera, sino una conquista social, obtenida con la lucha diaria de estos últimos 372 días.
Los resultados de la contienda plebiscitaria, solo corroboran el sentimiento nacional. Nunca antes la exigencia ciudadana había sido tan contundente y había encerrado tanta simpatía y anhelo. 
Esta ritualidad, el plebiscito, es solo la expresión de resistencia de aquella mayoría pasiva que respalda a la mayoría activa que sale a la calle y que está dispuesta a poder materializar las demandas que se encuentran pendientes. El apruebo no es más que la expresión de rebeldía que afirma la movilización activa de la mayoría movilizada. 
La primera gran lección es que lo obtenido es fruto de la lucha callejera y por lo tanto esta misma, la lucha callejera no cesará mientras no estén satisfechas todas nuestras demandas.
La fuerza brutal del tirano no fue y no será capaz de contener al movimiento social que anhela un país diferente en lo político, lo económico y lo social
Así como ayer no fueron los 30 pesos, hoy el eje común no son las reformas sino terminar con el estado de cosas que originaron el estallido. 
Es el momento de una ofensiva más contundente y de cerco, nacional e internacional político y social al gobierno de Piñera.
Romper con la predica de pedir lo que creemos que nos pueden dar y pedir lo que nos merecemos y necesitamos, es la línea central de nuestro accionar en adelante.
Queremos definir el tipo de país a construir y con ello cuáles serán las reglas con las cuales nos vamos a administrar.
Todo ello y mas no será posible si no se dan las condiciones que a continuación detallamos.
El inicio de cualquier acuerdo social comienza con la liberación inmediata de los presos políticos del estallido.
 
 
Los resultados de la votación del plebiscito encierra dos decisiones:
La primera es que el pueblo exige una nueva constitución. 
La segunda, que es intrínseca a la primera, exige la renuncia inmediata de Piñera.
 
 
1.- QUE RENUNCIE PIÑERA.
 
Con la presencia de Piñera en el ejecutivo nada está asegurado y por el contrario es el principal agente negacionista de la democracia. 
 
#FUERAPIÑERA CTM
 
2.- GOBIERNO DE EMERGENCIA.
 
Que en la sucesión de mando administrativo, la presidenta del senado encabece el gobierno de emergencia, y convoqué a elección de un gobierno provisional bajo la definición de la nueva constitución.
 
 
3.- PLAN DE EMERGENCIA NACIONAL.
 
a) Poner fin a la angustia económica con la entrega de un bono mensual, universal sin postulaciones ni situación socio/económica.
 
b) Condonación de pagos de servicios básicos, luz, agua, telefonía y transporte mientras se reactive la economía.
 
c). Plan de recuperación de la educación y la salud con libre acceso y de gratuidad universal. 
 
d). Disolución de los grupos militarizados de carabineros, por corruptos y ligados al narco tráfico.
e) Libertad a los presos políticos de la revuelta que son los compañeros de la mayoría activa que pudo impulsar la ingobernabilidad necesaria para el acuerdo espurio que no es lo que queremos pero desde donde podemos empujar. 
 
4.- ASAMBLEA CONSTITUYENTE AUTO CONVOCADA, DESDE LOS TERRITORIOS.
 .
Esta deberá resolver por simple mayoría las materias políticas, económicas y sociales y sus representantes deberán ser elegidos por mayorías simple.
 
5.- DIMISIÓN DEL CONGRESO
 
Declarar al congreso nacional interdicto, y su actuación será transitoria, hasta su reemplazo, con la misma caducidad y requerimientos que la del ejecutivo y del gobierno. 
 
Este itinerario/propuesta mínima, lo proponemos como el inicio de discusión de un plan de lucha para la conquista y posterior defensa de las conquistas populares.
 
 
 
NO SOLTAREMOS LA CALLE
HASTA QUE RENUNCIE.
 
 
Movimiento primera línea. M1L
Frente Patriótico Manuel Rodríguez
Asamblea Territorial de Pobladores
 

Chile, 17 de Julio del 2020
 
Llamamos a luchar todas y todos juntos por la emancipación y alzamiento de las fuerzas revolucionarias y populares para refundar la patria en este Chile de hoy. Con rabia y dolor, estamos evidenciando las consecuencias que nos ha dejado el neocolonialismo y su sistema neoliberal, durante las últimas 4 décadas.
Lo declaramos en noviembre de 1984, en nuestro “primer manifiesto” y lo volvemos a señalar hoy para que les quede claro: ¡nada ha cambiado!. La burguesía, como clase, sigue construyendo un mundo feroz e inmodificable que asume intereses propios, como si fueran las necesidades del pueblo y con esto seguir saqueando las arcas fiscales para beneficio de su clase y de sus familias, a través de los gobiernos que han estado a su servicio y las fuerzas represivas que coaccionan la organización popular.
Estamos absolutamente conscientes que el estallido social del 18 de octubre del 2019, fue el resultado de la saturación y del cansancio de nuestra clase trabajadora del campo, el mar y la ciudad, que gracias a la lucha y determinación de los y las estudiantes de nuestro país, hicieron posible que el pueblo se empapara nuevamente de esperanza, se empoderara en las calles; incluyendo a muchos que observan con impotencia todas las aberraciones de este gobierno y los anteriores, desde el golpe militar de augusto Pinochet y sus secuaces.
Todas y todos a la calle, es la consigna, todas y todos sin miedo retomaremos las avenidas de otro Chile, con héroes y heroínas de estos tiempos, con justicia social y equidad para todas las miradas libres de la patria.
Vivir en Chile hoy, constituye una proeza. Somos millones de chilenas y chilenos las víctimas de un sistema despiadado, un sistema que atropella y avanza sobre la dignidad del pueblo, un sistema que no permite el desarrollo de las disidencias ni de las minorías. Las medidas que apelan a una supuesta seguridad del orden público, no son más que absurdas y evidentes formas de coacción. La violencia y el terrorismo son aplicados por las fuerzas armadas, el parlamento y la ambiciosa “Piraña” que se sienta en el sillón presidencial.
Recordamos a Alejandro Castro, dirigente pescador de Quintero asesinado en un montaje burdo que simulaba un suicidio y en él, a tantos dirigentes sociales que han sufrido los llamados “apremios” absolutamente ilegítimos de diversos aparatos represivos que actúan en la más completa impunidad. Situación similar de otra dirigente medioambiental que fue asesinada frente a su hijo, hablamos de Macarena Valdés, hermana, hija y mujer valiente. Siempre presentes ejemplos de consecuencia en nuestro quehacer, sin olvidar el brutal asesinato de Camilo Catrillanca, comunero mapuche, en la lucha por la libre determinación de la tierra; se suman entre los muchos desaparecidos, muertos, torturados y mutilados oculares por los que la justicia no ha hecho nada.
Es larga la lista, como la esperanza y extensa también nuestra vocación de lucha por la reivindicación de los DD.HH, así como por la construcción de un presente de entrega, un mañana de hermandad y solidaridad. Por eso seguimos en las calles, porque no podemos aceptar más atropellos a la dignidad de las chilenas y chilenos, no a la usurpación de los territorios a toda nuestra gente de la tierra, de los oprimidos, de los sin voz, porque el robo de siglos será juzgado a favor de los marginados. La rebeldía crece ante los excesos y la apatía de los poderosos que siguen lucrando a expensas del pueblo, tenemos la razón y la fuerza de nuestros principios, seguiremos en la lucha hasta la victoria.
 
Actualmente, nuestro país, como nuestras hermanas y hermanos latinoamericanos y de todo el mundo, está viviendo una gran emergencia sanitaria por el covid 19, pandemia que visibilizó la pobreza, desigualdad y explotación de un sistema corrupto y perverso. Se han evidenciado las condiciones inhumanas, se ha instalado el concepto de muerte y miedo; son los medios de comunicación, al amparo de quienes ostentan el poder económico, que solo contribuyen a desinformar y atemorizar a las chilenas y chilenos, los mismos medios que han sido cómplices de la corrupción, montajes y que hacen su acostumbrado “show televisivo mediático” para evitar que la opinión pública pueda reconocer, conocer y opinar sobre lo que verdaderamente está pasando en Chile.
 
La asamblea constituyente es el mejor escenario para construir un Chile más justo, donde participe y decida el conjunto del pueblo pleno y soberano. Nunca en la historia del país, el pueblo ha sido protagonista en la construcción de una nueva constitución, aunque como Rodriguístas lo hemos propuesto. Siempre sus resoluciones han estado en la oligarquía y en la de las élites nacionales. El desprestigio de la institucionalidad neoliberal y la conducta corrupta de los políticos burgueses, de las FF.AA y carabineros han generado las condiciones para que, en el seno del pueblo, se fortalezca la idea de la asamblea constituyente, obligando al gobierno de Piñera a proponer un “proceso constituyente” híbrido donde a la gente solo se le ve como un sector de consulta, pero no de resolución; dejando así, las decisiones principales y definitivas a los propios sectores desprestigiados y cuestionados por la ciudadanía, es decir; diputados, senadores y toda la institucionalidad neoliberal corrupta.
Proponemos trabajar para construir el nuevo “Pliego de Chile” y la elaboración de esta plataforma, que debe ser necesariamente colectiva. Algunos puntos que creemos, debemos empezar a trabajar, para la construcción de esta hoja de ruta que nos conduzca a la liberación de nuestros pueblos y al derrocamiento del actual modelo de dominación neoliberal. Como primer paso hacia esa construcción, “Asamblea Constituyente”, que sea definida por el conjunto del país para refundar la patria y ponga fin a la actual constitución que no garantiza los derechos a la salud, vivienda, educación gratuita, el derecho al pleno trabajo, ni el ejercicio profundo de una verdadera democracia de las mayorías.
 
- Democratización de las fuerzas armadas y carabineros, instituciones que deben velar por la seguridad del pueblo y no actuar contra el pueblo, poniendo fin a la doctrina de seguridad nacional y el consejo de seguridad nacional.
- Generar una política patriótica de defensa nacional, fin de la ley antiterrorista y libertad inmediata de todas las y los presos políticos, de la revuelta y presos políticos mapuches.
- Revisión de todos los tratados de libre comercio.
- Búsqueda de nuevas fórmulas y acuerdos que permitan la integración de Chile con las naciones latinoamericanas.
- Fin del actual modelo neoliberal y la generación de condiciones para una nueva economía que ponga en el centro al ser humano y sus necesidades.
- Una política estatal que intervenga en las aéreas estratégicas de la economía nacional, que vaya en el resguardo de los oficios y artesanos, a las pequeñas y medianas empresas en concordancia con un proyecto de desarrollo nacional.
- Un sistema de salud universal, que garantice pleno acceso y gratuidad. Que incluya mejoramiento y construcción de nuevos hospitales
- Gratuidad de la educación en todos sus niveles. Fin de la municipalización. Fortalecimientos de las universidades estatales y creación de institutos técnicos del estado.
- Condonación de las deudas por vivienda de los sectores populares y medios, implementando una nueva política que garantice pleno acceso a la vivienda propia.
- Creación de un transporte público y estatal.
- Industrialización del país y nacionalización de todas las empresas en manos de las grandes transnacionales.
- Nacionalización de la explotación de todos los recursos naturales preservando el ecosistema y la biodiversidad (cobre, litio, agua, mar, bosques, etc.).
- Rechazo a todo acuerdo internacional que atente sobre nuestra soberanía alimentaria y que ponga en riesgo nuestra salud (alimentos transgénicos y manipulación genética en los animales).
- Fin al código laboral vigente y la creación de un nuevo código elaborado por los y las trabajadoras sindicalizados.
- Fin al actual sistema previsional de AFP, la creación de un nuevo sistema de reparto solidario tripartito, donde aporten trabajadores, estado y empresas, para asegurar una jubilación digna.
- Abolición del patriarcado y plena igualdad de derechos entre mujeres, hombres y comunidad LGTB.
 
Por lo anterior, hacemos un llamado a todas las fuerzas del pueblo chileno, a la clase trabajadora en su totalidad (rurales y urbanos), trabajadores del mar, a los que rasguñan la tierra para extraer los recursos naturales, agricultores y crianceros.
A los dirigentes del sector público y privado, a los partidos políticos, organismos de derechos humanos, organizaciones políticas revolucionarias, territoriales, sociales y pueblos originarios, agrupaciones ecologistas, a los jubilados y organizaciones no más AFP, agrupaciones feministas, agrupaciones de disidencias sexuales, a las y los trabajadores del arte y la cultura, a los migrantes, dirigentes estudiantiles, colegiados, sindicatos, representantes del área de la salud, educación, vivienda, infancia y juventud, familiares de ejecutados políticos y detenidos desaparecidos de la dictadura y de la revuelta, a comenzar la tarea de organizarnos, unir criterios, políticas y acciones, para la construcción de un gran frente de lucha popular.
 
Las y los Rodriguístas asumimos y hacemos nuestra todas las formas de lucha que conduzcan a la unidad más amplia del pueblo y de sus organizaciones, como de la sociedad civil. Marchando hacia la transformación de la sociedad capitalista con toda bandera de justicia, libertad, fraternidad y solidaridad. Convocamos a unirnos en función de tres objetivos básicos:
 
1. Renuncia de Piñera
2. Gobierno provisional
3. Asamblea Constituyente anti patriarcal y plurinacional; que escriba una nueva carta magna, soberana, que permita llamar a elecciones libres.
 
¡Porque aún tenemos patria ciudadanos!
¡Pueblo, Unidad y Lucha!
¡Frente Patriótico Manuel Rodríguez!
 
Dirección Nacional
Frente Patriótico Manuel Rodríguez
Organización Político Revolucionaria de Chile
Desde el 14 de diciembre de 1983

 

 

La pandemia producida por Covid-19 fenómeno de alcance mundial, ha dejado en evidencia la imposibilidad de los Estados Neoliberales de hacer frente a los miles de muertos, a la desocupación y hambre de las masas.
 
Desde el momento en que se instaló el sistema opresor y neoliberal a sangre y fuego en Chile, y viendo los beneficios que obtenían para su clase, a través de la venta de los principales recursos naturales, del proceso de dominación de la clase trabajadora y de un disciplinamiento férreo de las y los militares golpistas que actuaron como brazo armado de la oligarquía y el imperio, creyeron encontrar un modelo ideal, manejable, bastando entregar migajas para que el pueblo terminara cabeza gacha obedeciendo los mandatos del estado y las patronales.
 
Luego exportarían este sistema a otros países, provocando la dependencia y adueñándose de las soberanías nacionales.
 
Desde el mismo golpe de Estado generado por la derecha chilena, la oligarquía y el imperialismo, los lacayos vende patria, generales rastreros como los llamara nuestro presidente héroe Salvador Allende, se dan a la tarea de hacer desaparecer todo tipo de oposición para instalar su sistema Neoliberal, entregando las principales empresas, recursos naturales y los servicios sociales al mercado. 
Una revolución fascista que da paso a una sociedad individualista, consumista y desigual, que busca subyugar al pueblo enajenándolo y alienándolo, a través del miedo y la podredumbre, para lograr cumplir con el mandato imperialista hacen desaparecer todo vestigio de humanidad, el pueblo consciente se constituye en la resistencia dándose a la tarea de reconstruir una y otra vez las estructuras diezmadas, la voluntad, el tesón y el amor a la patria permiten levantarse y fortalecerse generando la fuerza propia enfrentado al enemigo dueño del monopolio de las armas. 
Es bajo estas condiciones que nace el FPMR y otras orgánicas rebeldes que con la precariedad del momento político en que nos encontrábamos, gracias al pueblo y su juventud que perdiéndole el miedo a los militares golpistas comenzamos a darle la pelea, así pequeños grupos operativos, bajo la táctica de la guerrilla urbana, se van ampliando a nivel de esta larga y angosta faja de tierra y no dejamos que se sientan cómodos cuando atacan al pueblo, respondiéndole cada vez que dan golpes al pueblo y sus organizaciones.
Nada de esto lo habríamos podido realizar si no es por la solidaridad internacional, por los años de experiencia de los partidos tradicionales, por las iglesias cristianas obreras, las mujeres heroicas que no solo estaban en primera fila, en la lucha por los DDHH. También fueron extraordinarias combatientes, valientes, decididas y capaces de humanizar estas batallas que se hacían cada vez más violentas, fue bajo esas pruebas de fuego, un sector de hombres y mujeres patriotas que habíamos resuelto luchar hasta vencer o morir.
 
Ante el avance de las fuerzas del pueblo consciente, el imperio resuelve negociar y busca en los partidos tradicionales aquellos dispuestos a ese propósito, logrando con eso dividirnos y golpearnos una y otra vez…es en esta etapa que la decisión de morir por la patria o arrodillarnos frente al régimen se tornó aún más peligrosa, persiguiéndonos, detectando, deteniendo a los y las cuadros más foguedxs, torturándolos(as) para que entreguen a sus hermanos y hermanas, al ver que no consiguen lo que esperan, los asesinan de manera monstruosa para debilitar el ímpetu, la entrega y disposición combativa de los luchadores y luchadoras sociales , provistos de la fuerza impregnada por la pacha mama, que hizo florecer al guerrero que en los 500 años de colonialismo, no han sido capaz de borrar de la memoria y el espíritu indómito  de los pueblos que nos habitan. 
Recordamos con rabia las detenciones y los asesinatos, pero ya lo hemos decidido, no nos entregaremos.
 
Hoy, a 33 años de la matanza de nuestrxs hermanos y hermanas, en la denominada Operación Albania, ejecutada por órdenes del Dictador Asesino, intentamos menguar el dolor, con lo que sabemos y debemos hacer por nuestro pueblo y nuestros mártires que son Pueblo, Unidad y Lucha, luchar hasta vencer o morir.
 
Los seguimos llevando como estandarte, sabiendo que sus semillas regadas con la sangre de sus vidas, hoy son la esperanza, que germinan en las nuevas generaciones que nos han dado tanta alegría y que han sido capaces de abrir las anchas alamedas, dando muestras de convicción revolucionaria en la lucha de cada día.
Vemos como germinan, se levantan puño en alto y se entregan galopando como Manuel Rodríguez en las poblaciones, sacando lo más bello de la humanidad, organizándose e implementando la auto gestión, la solidaridad y el mayor respeto humano por sus hermanos y hermanas de su pueblo.
 
Nuestrxs hermanos y hermanas que quedaron tendidos en batallas, no mueren en nosotros, porque están en cada acción, cada misión, en las barricadas, ollas comunes y cada tarea que desarrollamos con el pueblo.
¡HONOR Y GLORIA A LOS, MARTIRES DE LA MATANZA DE CORPUS CHRISTI!
HASTA VENCER… O MORIR
DIRECCION NACIONAL FPMR
FRENTE PATRIOTICO MANUEL RODRIGUEZ
Chile Junio 2020
www.fpmr.cl
 

Facebook