Entrevista a Salvador y el Chele Publicada en el Rodriguista Nº 68 en 1996
 Entrevista a Salvador y el Chele
Publicada en el Rodriguista Nº 68 en 1996
 
A continuación publicamos gran parte de la entrevista dada por Salvador y Chele en el año 1996, donde se refieren al caso Guzmán y de los intentos de infiltraciones de la “oficina de seguridad” al FPMR.
“Durante los Últimos meses ha estado en forma permanente en el centro de la noticia el caso Guzmán. Todos han opinado al respecto, sintiéndose analistas y especialistas en el tema. Sin embargo, los principales aludidos no han estado presentes y, por tanto, ha llegado la hora de pronunciarse ante tanta especulación y mentira. Para este efecto hemos respondido a las preguntas realizadas por un medio informativo y por esa vía damos a conocer nuestra posición y las perspectivas de nuestra política”.
El comandante “Ramiro”, en entrevista a “El Mercurio, declaró que el hecho de ajusticiar a Guzmán constituyo un error político. ¿Qué alcances tiene esta afirmación?
Esta afirmación no tiene el alcance que “El Mercurio” intenta darle. Si bien es cierto en nuestro análisis interno hemos concebido errores, éstos no están referidos a un hecho puntual, sino a la concepción política que los sustentó. Es decir, no se puede trasladar mecánicamente los errores de ésta a todas y cada una de las acciones realizadas. En cuanto al caso Guzmán, hemos reconocido que nuestra mayor equivocación estuvo en no ser capaces de crear las condiciones que nos permitieran capitalizar dicha acción, y al final, desde todos los puntos de vista, la misma nos sobrepasó. Pero ellos nada tiene que ver con su validez. El tiempo no nos puede llevar a olvidar que este siniestro personaje fue uno de los principales autores intelectuales e ideológicos del golpe de Estado y del genocidio posterior. Más allá de los esfuerzos que hagan por presentarlo como un santo, siempre estuvo detrás de los actos criminales en contra el pueblo.
¿Es efectivo que las decisiones de ajusticiar a Guzmán fue tomada sólo por una parte de la Dirección Nacional del FPMR?
La acción de Guzmán formó parte de una de las líneas políticas asumidas al término de la dictadura en perspectiva de la campaña “No a la impunidad”, y esto apuntaba a demostrar que ante la imposibilidad de que la justicia castigara a los culpables de violaciones de los derechos humanos, éstos no quedarían impunes. Esa fue una línea decidida colectivamente por la DN, al igual que cada acción para implementarla. Esa operación en particular, estuvo a cargo de nuestro compañero Mauricio Arenas Bejas, el Comandante Joaquín. Él, entre otras cosas, conoció en carne propia la obra de Guzmán, ya que fue salvajemente torturado en el año 84 y en febrero de 1987 fue detenido en medio de un desigual enfrentamiento donde quedó gravemente herido, con ocho impactos de bala en el cuerpo. Los servicios de seguridad y en particular el entonces fiscal y hoy general Fernando Torres Silva, hicieron todo lo posible porque no viniera y sin embargo logro recuperarse. Joaquín, quien estuvo recluido por tres años y se fugo en enero del 1990, fue un fiel exponente de la juventud chilena, valiente y decidido a luchar hasta la muerte por la libertad y la justicia por nuestra patria.
Volviendo a lo que más de una oportunidad se ha dicho, que esta acción correspondería a un intento de resolver los conflictos internos del frente, sin desconocer los mismos, podemos asegurar que una operación cualquiera no surge de la noche a la mañana y por tanto, resulta imposible pensar que la misma correspondía a una vía para enfrentar los problemas. Es más, la naturaleza de lo problemas existentes entonces era la falta de implementación política de la GPN y no su cuestionamiento. Las versiones de que supuestos miembros de la dirección no estuvieron de acuerdo con la acción nada tiene que ver con la verdad. Al margen de esto, algunas voces se escucharon, pero en la periferia de nuestro trabajo.
¿Cómo estaba compuesta la Dirección en ese entonces?
La DN era un colectivo de trabajo compuesto por un grupo de compañeros con responsabilidades individuales, pero que debatían las políticas particulares de manera colectiva.
¿Cuál fue la participación de Salvador en dicha decisión, pues se ha dicho que no estaba aquí en Chile?
Su participación fue en correspondencia con la responsabilidad que detenta dentro la organización.
En la misma entrevista al Mercurio Ramiro dijo que el Chele es un mito que no existe ¿Hasta donde eso es efectivo?
Lo planteado por Ramiro es real en la medida que “el Chele” que intentan pintar los organismos oficiales, a través de los medios de comunicación no existen. Sin embargo, dentro de nuestras filas “el Chele” existe y representa los mejores valores del revolucionario y del Rodriguismo. Ha participado activamente en las principales actividades de la organización, tanto en la lucha contra la dictadura como en la lucha internacionalista junto a nicaragüenses y salvadoreños. En el último tiempo se ha transformado en uno de los principales impulsores del proceso de discusión interna.
LOS INFILTRADOS DEL FPMR
¿Hasta dónde los hechos de infiltración han afectado al Frente?
Estos hechos no han sido determinantes en la situación actual del Frente. Sin embargo, han tenido gran incidencia, pues de una u otra forma nos han distanciado de los esfuerzos principales. Hemos tenido que estar permanentemente en alerta y a pesar de todo no han golpeado. Sin ir mas lejos, en plena labor de reorganización es detenido el segundo jefe de la organización y más de una decena de militantes tienen orden de detención. Si bien cierto el fenómeno de la infiltración no es nuevo, no solo afecta dificulta una practica, sino que reciente política e ideológicamente a una organización, puesto que la labor de infiltrados y colaboradores se orienta a debilitar el sustento ideológico de los militantes a través de rumores, descalificaciones y especulaciones, tendientes a dividir internamente la organización, y con ello, hacer saltar las llaves de la compartimentación, exponiéndola a golpes de los servicios de seguridad del sistema. En todo caso, la situación de crisis vivida por la organización nada tiene que ver con estos hechos, los cuales sólo han contribuido a ser más difícil el camino de su superación.
Schilling ha declarado que a lo menos la labor de dos o tres informante logro desarticular al Frente. De igual forma en más de una oportunidad se ha firmado que militantes Socialistas “altamente” preparados en Cuba y en los países Socialistas, serian los principales colaboradores de Schilling en materia de seguridad ¿Qué saben de ello?
Primero, el señor Schilling esta obligado a creer y demostrar que logró desarticular al Frente, pues ello constituye su certificado de buena conducta. Ahí esta su sueldo. El Frente, efectivamente, tal cual se ha planteado en nuestras propias reflexiones, comenzó un proceso de reflujo a partir del término de la dictadura en el que se produjeron desprendimientos que fueron debilitando a la organización en todos los planos. Las causas de ello están claramente esclarecidas en nuestros documentos y ratificadas en nuestro último Encuentro por la Reorganización del Rodriguismo. Es decir, es cierto que ha existido una atomización del Frente, pero no al grado de llegar a desarticularlo. El propio proceso de discusión interna así lo demuestra. Que nadie se llame a engaño, el Frente no lo desarticula la labor de un par de informantes. En cuanto a los informantes de Schilling, sabemos muy bien de quienes se trata. Alguno de ellos efectivamente en algún periodo estuvieron relacionados en el trabajo de Dirección. Incluso más, en algún momento intentaron dividir la organización y levantar un nuevo referente y de pronto aparecieron como funcionarios de Gobierno y casualmente bajo las órdenes de Schilling. De igual forma conocemos muy bien a los colaboradores de origen Socialista, pues algún momento supuestamente compartimos los mismos ideales y hoy se venden al mejor postor. Siempre su mediocridad los llevo a usar cualquier recurso para alcanzar cierta notoriedad y poder. La pobre y periférica participación de algunos de ellos en la guerra Nicaragüense son el mejor testimonio. Sin embargo, estos casos constituyen una excepción, pues en la mayoría aun prevalecen la enseñanza de Allende y mantenemos con ese genuino mundo Socialista un constante intercambio.
Agdalín Valenzuela, de acuerdo a lo planteado por funcionarios de Gobierno, es reconocido como un héroe anónimo de la democracia. ¿Qué relación tienen ustedes con su muerte?
La cauda de la muerte de este sujeto está relacionada con su vida. Durante mucho tiempo comto con toda nuestra confianza y terminó traicionando. De manera vil entrego información que, sin ir más lejos, permitió a los organismos de seguridad contar con un conocimiento de nuestras estructuras y principales dirigentes. Fruto de nuestro análisis podemos afirmar que este tipo fue reclutado por los aparatos de información del partido socialista, probablemente de una relación familiar suya. Así llego hacer informante de Schilling. Ello que demostrado en una información que recibimos en mayo del 1991, la cual sólo llegamos a confirmar con posterioridad a la caída de Ramiro, cuando tuvimos acceso a un documento en el que el propio Schilling ante una reunión del consejo de seguridad en torno al caso Edwards, dio a conocer informaciones que le proporcionaba un informante, a quien identificó en ese momento como F1, quien dio cuenta de sus reuniones con algunos jefes del Frente y de la operación en curso. De igual forma, en ese contexto comenzaron aparecer en forma insistente por distintas vías y medios, una serie de informaciones incluyendo en más de una oportunidad nombres y apellidos de supuestos informantes o bien entrevistas a anónimos personajes, tendientes a encubrir a los verdaderos colaboradores. También aparecieron algunos artículos periodísticos con antecedente de orden interna de la organización, los cuales “casualmente” son firmados por una periodista socialista que vivió varios años en Cuba y junto a su esposo Antonio ramos trabajaron en el equipo de información del Comité Chileno de solidaridad. De la noche de la mañana aparecieron los dos trabajando en la Moneda, ella en la oficina de prensa y él en la oficina del Ministerio del interior como coordinador con la oficina de seguridad. Todos estos elementos sumados a la detención de Ramiro nos llevaron a determinar donde se encontraba el informante. Y esa es nuestra relación con su muerte haber descubierto su traición. En relación a este tema sin lugar a dudas quienes tienen que responder con este tipo de hachos son aquellos que andan reclutando y comprando “héroes anónimos”
A diario podemos darnos cuenta como la dictadura logro incorporar una serie de valores propios de una sociedad hipócrita y pacata, reflejando la peor crisis moral que conozca nuestro país, en que los traidores son tratados como héroes a los asesinos y torturadores el día de su muerte se le rinde tributo, declarando duelo nacional, y en que la amenazas del asesino Pinochet dé un nuevo golpe de Estado son celebradas por el mundo empresarial y asumidas de forma vergonzosa por la clase política. En todo caso no es casual la opinión del señor Schilling, pues el mismo, de ser un defensor de Allende un miembro del grupo amigos del presidente, a traicionado esos ideales para ponerse al servicio de la oligarquía. Nuestro Pueblo cono ce muy bien y desprecia terriblemente a los mercaderes del soplonaje. Que construyen empresas destinadas a la delación y la traición, a los Agdelín, los Romos, los Fantas, los Guardia, por más que quieran hacerlos aparecer como héroes expertos en asuntos de inteligencia o grandes analistas al servicio de la democracia, no podrán superar la barrera de los sapos ni dejar de ser unos verdaderos mercenarios al servicio del capital.
Lenin Guardia, “analista de inteligencia”, ¿Qué papel jugo en los casos Edwards, Guzmán y en los golpes recibidos por el Frente en el ultimo tiempo?
Este personaje recurrentemente a estado presente cada vez que se habla de un trabajo sucio. Sus vínculos son la CNI y con sus organismo de inteligencia del ejercito y sus relaciones personales con dirigente políticos de derecha, así como su pasado supuestamente izquierdista, lo han hecho ocupar los primeros planos en el último tiempo. Desde hace mucho tiempo sabemos de la existencia de este individuo. Y farsantería lo ha llevado en más de una oportunidad a vanagloriarse de ser un conocedor de nuestra historia, con importantes relaciones al interior de nuestra organización y con una serie de relaciones internacionales que supuestamente lo avalarían. Lo cierto es que nosotros tenemos noticias de él inmediatamente después que asume el gobierno de Aylwin. Según los antecedentes con que contamos, ahí se empezaron a hacer los intentos por configurar el trabajo de seguridad para enfrentar al movimiento popular y revolucionario. Una de las líneas es asumida directamente por Belisario Velasco, quién creo un equipo con gente que, de una u otra forma hubiera estado vinculada a las actividades de izquierda. Este equipo dio pasos mas adelante a la “Oficina de Seguridad”. El primer equipo que se conformó estuvo integrado por Lenin Guardia, un tal Iván Carrillo y otro personaje que no mencionaremos, que la parecer no acepto participar porque no estaba dispuesto a asumir sus condiciones. Incluso en más de un momento supimos todo lo que tenia que ver con su funcionamiento. Naturalmente que una vez creada la oficina de seguridad, a lo menos Lenin Guardia no perdió su calidad de colaborador del gobierno en asunto de soplonaje, pues nuevamente aprecio en el contexto del caso Edwards haciéndose pasar por un funcionario al servicio de Cuba, que quería ayudar al Frente y descubrir supuestos infiltrados de la DINE a nuestro interior. Para ello, se valió de la actitud antiética de su esposa Consuelo Maquiavelo, que siendo Psicóloga del FASIC utilizo información de una paciente referida a Ricardo Palma tratando de ganar la confianza de ésta. Así Guardia logró enterarse de una serie de antecedentes y en particular del papel de Palma dentro de la organización. Con esos elementos y ese discurso intentaba llegar a la Dirección. Sin lugar a dudas que debió aportar a un mayor conocimiento de parte del gobierno hacia el Frente, puesto que sus análisis los basa en lo que logro conocer en sus relaciones con la CNI y posteriormente en sus actuales relaciones con la DINE.
¿Cuál ha sido la relación o vinculo entre la francesa Enmanuelle Verhoven y el Frente? ¿Es posible hablar de un nuevo caso de infiltración?
Una vez mas la prensa a través de sus reportajes se equivoca. En su afán sensacionalista pretende día a día encontrar supuestas nuevas claves y para ellos se apoya en ciertos elementos reales que mas de algún informador vinculado a los servicios de seguridad le entrega. ¿De donde aparece este personaje “clave”? En primer lugar, ella jamás fue militante del Frente y su relación con la organización es absolutamente tangencial puesto que, ocasionalmente por el año 1986-87 realizó tareas de ayudista y luego reapareció intentando vincularse con la organización a través de los presos políticos. Lo que dice el reportaje en cuanto su relación con Barraza no nos merece duda, pues este “gran sabueso” llega a ella al conocer que la compañera de un tal Juan Gutiérrez, militante del Frente, con preparación en Cuba. Con estos elementos el jefe de la BIOC asegura estar en presencia del “Chele”, pues tanta coincidencia no le cupo en la cabeza. Pero una vez más se equivocó, se trataba de otro. De Juan Gutiérrez Moya, al cual el reportaje en cuestión intenta desconocer pues, de los antecedentes con los cuales contamos, dicho individuo al igual que su compañera fueron protegidos a cambio de información. Sin ir más lejos, conocemos que Enmanuelle, luego de salir de Chile, por vía terrestre en un bus a Buenos Aires, fue protegido por Barraza para luego desde ahí embarcarla en direcciona Francia, concretamente a la calle 31 Avenue de L` Angeunière, apart 1006 44800 St. Herblain, donde se domicilió por un largo período. Sabemos que actualmente por razones “laborales” se habría resguardado momentáneamente en Palestina. En el Primer semestre del a1995 y en marzo de este año ha intentado relacionarse con organismo de los derechos humanos y sabemos también que a Juan Gutiérrez moya le encargaron averiguar datos sobre nosotros, cuestión muy torpe, pues él se alejo del Frente por el año 1988. Es más, por diversas vías esta mujer en octubre noviembre del 1993 hizo llegar mensajes a la dirección en la perspectiva de ofrecerse para una eventual fuga de los presos políticos de acuerdo a las posibilidades de sus contactos laborales y por sus relaciones con el director de Gendarmería, Claudio Martínez, plan que al calor de los antecedentes actuales y por lo burdo del mismo, sin duda estaba orientado por Barraza, el cual, según la propia “francesa” mantenía una relación intima con ella.
BARRAZA UN SINIESTRO PERSONAJE
De las declaraciones de Barraza se desprende que durante un tiempo las principales estructuras del Frente estuvieron bajo control de investigaciones. ¿Cuál puede ser el motivo por cual no los detuvieron?
Lo primero es decir que es efectivo que las principales estructuras del Frente estuvieron bajo control de los organismos represivos. La actividad enemiga en todo caso no era un fenómeno nuevo. Durante largos años la CNI acumulo una serie de antecedentes respecto al Frente.
Investigaciones no hizo otra que darle continuidad a ese trabajo, incluso designando a hombres como Barraza, que más allá de los intentos que hoy haga por mostrarse como una “blanca paloma al servicio de la democracia”, nadie puede olvidar que su escuela en la CNI está marcada por los métodos y formas que ese organismo tenía y que sólo habla de tortura, desapariciones y masacres. La razón por la cual en algún momento no actuaron tiene que ver, de acuerdo a nuestro análisis, con los intereses políticos que se jugaron al interior del gobierno y en particular entre los distintos servicios de seguridad. Es decir, el momento de golpear depende en gran medida de la coyuntura política. En ese sentido, la detención no se realizó porque si bien es cierto se tenia un control, el mismo no era más que una pista, , un hilo que podría haberlos llevado a la instancia que realmente les interesa, es decir a la dirección del Frente, sus principales dirigentes y su base logística. En ese proceso, logramos tomar las medidas necesarias para cambiar el curso de los acontecimientos y con ello poner fin a las ilusiones de la derecha y de individuos como Barraza de pasar a la historia como el hombre que puso fin al FPMR. Como ese camino no tuvo éxito, intentó ocupar un lugar protagónico con historias truculentas que le permitieran satisfacer su manía de figuración bajo las ordenes de la DINE.
¿Tenían ustedes conocimiento de que eran seguidos?
Las señales e indicios eran evidentes. La manera de protegernos fue cambiar de lugar de ubicación y suprimir los contactos con los compañeros que pudieran estar chequeados y seguidos. Detectamos muchos indicios durante el año 1991 y tenemos la certeza de que en ese caso se trataba de la DINE, pues durante los años de dictadura logramos tener un sistema que nos permitía escuchar a los organismos policiales y e particular a la CNI. Con el gobierno de Aylwin formalmente se terminó la CNI, pero casualmente sus radios siguieron funcionando y más aún, en las mismas frecuencias y con un mismo plan y sistema de comunicaciones.
A mediados de febrero de 1992, el grupo que estaba en Maitencillo detectó la presencia de Schilling en una carnicería. A pocos días, nuestra amiga Ingrid Flores salió a caminar por la playa y no regreso en todo el día. Después de una infructuosa búsqueda y espera, se decidió abandonar esa misma noche el balneario. Como hoy sabemos, Investigaciones realizaba un riguroso seguimiento de todos nuestros movimientos y tenemos la certeza de que son ellos los responsables de su muerte. Esto puede explicar el silencio oficial y la nula investigación que se ha hecho del caso…
 

Facebook