Inicio
TIEMPO DE DEFINICIONES.
 
 
El resultado de la reclamación nacional refrendada con las movilizaciones iniciadas en octubre han marcado el camino. 
 
El plebiscito no es una ofrenda del espectro político ni del gobierno asesino de Piñera, sino una conquista social, obtenida con la lucha diaria de estos últimos 372 días.
Los resultados de la contienda plebiscitaria, solo corroboran el sentimiento nacional. Nunca antes la exigencia ciudadana había sido tan contundente y había encerrado tanta simpatía y anhelo. 
Esta ritualidad, el plebiscito, es solo la expresión de resistencia de aquella mayoría pasiva que respalda a la mayoría activa que sale a la calle y que está dispuesta a poder materializar las demandas que se encuentran pendientes. El apruebo no es más que la expresión de rebeldía que afirma la movilización activa de la mayoría movilizada. 
La primera gran lección es que lo obtenido es fruto de la lucha callejera y por lo tanto esta misma, la lucha callejera no cesará mientras no estén satisfechas todas nuestras demandas.
La fuerza brutal del tirano no fue y no será capaz de contener al movimiento social que anhela un país diferente en lo político, lo económico y lo social
Así como ayer no fueron los 30 pesos, hoy el eje común no son las reformas sino terminar con el estado de cosas que originaron el estallido. 
Es el momento de una ofensiva más contundente y de cerco, nacional e internacional político y social al gobierno de Piñera.
Romper con la predica de pedir lo que creemos que nos pueden dar y pedir lo que nos merecemos y necesitamos, es la línea central de nuestro accionar en adelante.
Queremos definir el tipo de país a construir y con ello cuáles serán las reglas con las cuales nos vamos a administrar.
Todo ello y mas no será posible si no se dan las condiciones que a continuación detallamos.
 
El inicio de cualquier acuerdo social comienza con la liberación inmediata de los presos políticos del estallido.
 
 
Los resultados de la votación del plebiscito encierra dos decisiones:
La primera es que el pueblo exige una nueva constitución. 
La segunda, que es intrínseca a la primera, exige la renuncia inmediata de Piñera.
 
 
1.- QUE RENUNCIE PIÑERA.
 
Con la presencia de Piñera en el ejecutivo nada está asegurado y por el contrario es el principal agente negacionista de la democracia. 
 
#FUERAPIÑERA CTM
 
2.- GOBIERNO DE EMERGENCIA.
 
Que en la sucesión de mando administrativo, la presidenta del senado encabece el gobierno de emergencia, y convoqué a elección de un gobierno provisional bajo la definición de la nueva constitución.
 
 
3.- PLAN DE EMERGENCIA NACIONAL.
 
a) Poner fin a la angustia económica con la entrega de un bono mensual, universal sin postulaciones ni situación socio/económica.
 
b) Condonación de pagos de servicios básicos, luz, agua, telefonía y transporte mientras se reactive la economía.
 
c). Plan de recuperación de la educación y la salud con libre acceso y de gratuidad universal. 
 
d). Disolución de los grupos militarizados de carabineros, por corruptos y ligados al narco tráfico.
e) Libertad a los presos políticos de la revuelta que son los compañeros de la mayoría activa que pudo impulsar la ingobernabilidad necesaria para el acuerdo espurio que no es lo que queremos pero desde donde podemos empujar. 
 
4.- ASAMBLEA CONSTITUYENTE AUTO CONVOCADA, DESDE LOS TERRITORIOS.
 .
Esta deberá resolver por simple mayoría las materias políticas, económicas y sociales y sus representantes deberán ser elegidos por mayorías simple.
 
5.- DIMISIÓN DEL CONGRESO
 
Declarar al congreso nacional interdicto, y su actuación será transitoria, hasta su reemplazo, con la misma caducidad y requerimientos que la del ejecutivo y del gobierno. 
 
Este itinerario/propuesta mínima, lo proponemos como el inicio de discusión de un plan de lucha para la conquista y posterior defensa de las conquistas populares.
 
 
 
NO SOLTAREMOS LA CALLE
HASTA QUE RENUNCIE.
 
 
Movimiento primera línea. M1L
Frente Patriótico Manuel Rodríguez
Asamblea Territorial de Pobladores
 

Facebook