Rodriguismo
Septiembre nos llama a reforzar nuestro compromiso ante los caídos de nuestro Pueblo patriótico, heroico y combatiente.
 
La realidad nos exige hoy votos de lucha y organización en la acción movilizadora contra el sistema neoliberal impuesto por la derecha, la oligarquía nacional y los intereses foráneos del imperialismo norteamericano, cimentado en nuestra patria y que se sostiene bajo la desidia política de todos los gobiernos que han asumido como conducta rectora los acuerdos pactados en la negociación para la salida de la Dictadura. Esta disyuntiva demanda de nosotros como Pueblo una mayor responsabilidad, disposición y entrega por transformar esta realidad.
De acuerdo a nuestros Principios : “El Rodriguismo es esencialmente Democrático Revolucionario por cuanto entiende que la organización revolucionaria del Pueblo es la única forma de superar una democracia formal representativa que sólo sirve como sustento del capitalismo, que degenera las relaciones humanas y que destruye la vida.”
 
Las elecciones existen y se legitiman desde el sistema y el modelo. No tienen identidad nacional porque no tienen participación profunda de parte del conjunto del Pueblo que no la siente como propia, y tiene un desprecio y desconfianza a tal acto cívico ciudadano; “los resultados de las municipales 2016 muestran que esta tendencia se mantiene: la proporción de votantes en relación al padrón cae a su mínimo histórico situándose en un 34,92% el año 2016 ”,(www.servel.cl)   
La Izquierda de hoy se halla confundida en el progresismo, por un lado de la “izquierda participante del gobierno” quienes están por sostenerse en el sistema con posiciones reformistas que no alteran el modelo imperante, condicionada a postergar principios fundamentales en su independencia política. Por otra parte, están los que hablan del progresismo insinuando cambios en el modelo desde una postura que supone una ética superior pero donde sus reales aspiraciones están en ser gobierno y formar parte de la toma de decisiones en su participación dentro de la clase política. Clase política que hoy en día se manifiesta como un nuevo eslabón de la clase dominante, erigiéndose como una nueva “casta social”. 
 
Ambas expresiones de la izquierda chilena y del progresismo se distancian sustancialmente de la participación popular real y de su identificación con la clase obrera y con el Pueblo.
 
27 años de gobiernos no uniformados coherentes con la Constitución de la Dictadura y el modelo neoliberal legado por el Régimen de Pinochet, que con el tiempo además se ha visto fortalecida impidiendo cualquier cambio estructural necesario y urgente 
6 Periodos de gobiernos elegidos en una democracia tutelada por la Constitución de 1980, que ha dado continuidad a la distribución desigual de la riqueza que ostenta la oligarquía representada en la clase empresarial y las trasnacionales, con todos los poderes del Estado a favor de la corrupción, coludidos permanentemente en actos de crimen organizado perpetrados por el poder económico de la élite, las Fuerzas Armadas y de Seguridad y Orden.
Las Fuerzas Armadas mantienen la misma doctrina de seguridad nacional creada por EEUU para oponerse a la expansión comunista en el continente. Asimilándola como parte del ideario del soldado profesional, donde como verdaderos garantes de los intereses de las clases dominantes, se han opuesto a los cambios políticos necesarios demandados por el Pueblo. Así como mantienen la deuda moral con las víctimas de los delitos de lesa humanidad y violaciones de derechos humanos en contra del Pueblo, resguardándose desde el silencio compartido institucionalmente para no esclarecer los crímenes que hasta el día de hoy siguen impunes, manifestado en las declaraciones del General Oviedo, Comandante en Jefe del Ejército, quien en su discurso del juramento a la bandera el 09 de julio de 2017 justifica dichos crímenes en un contexto histórico del cual no se hacen responsables (y jamás se han hecho responsables) como institución, lo que se contradice con lo que ellos declaran como misión:
“La razón de ser del Ejército es contribuir de manera fundamental a preservar la paz y su misión primordial es garantizar la soberanía nacional, mantener la integridad territorial y proteger a la población, instituciones y recursos vitales del país, frente a cualquier amenaza o agresión externa, así como constituir una importante herramienta de la política exterior de Chile” (Misión declarada por el Ejército)
 
El Estado, desde el modelo imperante, evidencia las graves consecuencias de no responder ante nada y nadie por sus actos de corrupción. Desde estos dispositivos se apoyan unos con otros para seguir usurpándole al país sus riquezas. Esos son los nuevos paradigmas de los que buscan ocupar la presidencia hoy, si no se puede con el enemigo, se unen en el mismo objetivo, llenarse los bolsillos de dinero y acumular para ser parte de estas nuevas castas.
 
El FPMR como organización político-revolucionaria tiene identidad social de clase con un profundo sentido patriótico por cuanto entiende como Patria a la Clase Obrera y al Pueblo Trabajador, anti-oligárquico como una expresión de resistencia a la acción de las clases dominantes que han oprimido históricamente a nuestro Pueblo y anti-imperialista por la resistencia a la injerencia en contra del desarrollo político, económico cultural y soberano de nuestra patria. El Rodriguismo postula un valor integrador latinoamericanista reconociendo la plurinacionalidad de nuestros Pueblos. Somos independientes, contrarios al modelo imperante.
 
Nos indigna profundamente lo que está sucediendo en nuestra Patria, pero es parte de los procesos sociales que como bien decía el Compañero Presidente Salvador Allende, no se detienen, crecen y avanzan. Estas contradicciones acumularán energías en el tiempo y más temprano que tarde contribuirán a la posibilidad de un estallido social. Y con eso, si como Pueblo estamos organizados vamos a desarrollar los cambios cualitativos que el país requiere. Transformarlo TODO. Este heroico Pueblo requiere cambiar las estructuras desde sus cimientos, nada de lo que han construido estos gobiernos neoliberales del último tiempo sirve para que se generen los cambios de conciencia necesarios.
 
Lo dicho anteriormente, nosotros los Rodriguistas, la Izquierda Patriótica, está llamada a restablecer su capacidad de lucha, enfrentándose necesaria e ineludiblemente con la honra de la verdad, del juicio crítico y autocrítico de nuestro rol como gestor político y de contribución al desarrollo de los movimientos sociales, en la que debemos asumir con plena transparencia el combate por lograr el rompimiento de los vicios que afectan el desarrollo de nuestra organización. Combatir la ceguera, el narcicismo y el chauvinismo, que hacen de ello una mala acción política, actuando peor que el propio enemigo, haciéndole la pega. En definitiva no sirve de nada, no ampliamos fuerzas, nos incapacita para reconstruirnos, incapaces de hacernos cargo del concepto de Revolución heredado del Comandante Fidel Castro la que no es una actitud digna de un Rodriguista.
 
Este 11 de septiembre, algunos hermanos creyeron que compitiendo con las organizaciones de derechos humanos que invitan al Pueblo a acompañarlos en una romería al cementerio, con críticas destempladas de quienes se creen más rebeldes y consecuentes, propician un caldo de cultivo para que el enemigo divida, desorganice y cree la desconfianza entre las organizaciones de izquierda tildando de traidores a aquellos que participaban de esta tradicional peregrinación, acusándolos de ir a lloriquear. Manifestaciones y expresiones como éstas no pueden quedar en la idea del agotamiento por la movilización y el esclarecimiento de los juicios cometidos, sino que son manifestaciones cobardes que se esconden en el sentido del tiempo de juzgar la manifestación política por los derechos humanos como una debilidad de los afectados. Las organizaciones políticas y revolucionarias vamos a rehacer nuestro compromiso con nuestros héroes que tanto dieron por la dignidad de la patria. Por lo mismo, movilizarse en el clamor de la Verdad, la Justicia y la Memoria es un derecho humano de todo un Pueblo que repara en la emoción y el sentimiento por los familiares afectados.
 
Hay un tránsito histórico en el FPMR desde el año 2000 en adelante, en superar la descomposición política que enmarcó a la izquierda en general en la década del ’90. Cuyo esfuerzo ha sido una reconstrucción paso a paso. Primero, por esclarecer los hechos denunciados públicamente, en algunos casos injustos e irresponsables, que juzgaban el honor de la trayectoria política revolucionaria, en la que involucraban a algunos hermanos Rodriguistas indefensos en el sistema que de una u otra manera los pusieron en riesgo incluso de ir a la cárcel bajo el manto de la duda y poseedor de la verdad subjetiva que incriminaban causas de la cual no participaron ni fueron colaboradores de los argumentos empleados vengativamente contra estos hermanos. Muchos esfuerzos esta Dirección Nacional ha tenido que empeñar para esclarecer estas escandalosas denuncias que de una u otra forma empañan la imagen del FPMR. No así hemos constatado en el tiempo que el peso de la historia de nuestra organización mantiene un profundo aprecio en la memoria colectiva de nuestro Pueblo y que la misma nos ha permitido con mucho orgullo enarbolar nuestra bandera que hoy en día es un símbolo de lucha, de organización, de unidad, de solidaridad y de recuperación de la identidad del Rodriguismo.
 
La tarea de hoy considera como base los postulados del Rediseño iniciado por nuestro Comandante José Miguel para reconstruir al FPMR y llevar adelante con mucho entusiasmo el trabajo territorial como una expresión de la acción política, social y de masa que va a contribuir con el desarrollo del movimiento popular. 
 
En un marco estratégico de desarrollo actual es imprescindible considerar la participación masiva del Plebiscito llamado por la Coordinadora Nacional No+AFP. El FPMR como expresión de lucha siempre ha estado al lado de la movilización popular y por lo mismo hoy consideramos como una tarea de vital importancia participar en este acto que nos convoca a todos por igual para combatir el sistema de pensiones actual.
 
Saludamos la lucha por la soberanía popular que mantienen los pueblos ancestrales de América, en particular los hermanos y hermanas del pueblo mapuche. Denunciamos al mundo que al pueblo mapuche se le violenta, detiene, tortura, asesina y se generan una serie de montajes para justificar la violencia estatal, más de 114 días en huelga de hambre lleva el Lonco Alfredo Tralcal y los hermanos Pablo, Benito y Ariel Trangol enfrentan un delicado estado de salud con riesgo de vida, junto a esto el Ministerio del Interior desarrolla una serie de acciones contra el pueblo Mapuche editando las acciones realizadas en tiempo del régimen civicomilitar, a la que han llamado operación "Huracán”, un nuevo acto terrorista del Estado de Chile.
 
Es hora de luchar contra los que mantienen el sistema, ellos no van a ceder ni un milímetro sus logros alcanzados….tienen toda la industria cultural en sus manos, manejan los recursos necesarios para comprar a diputados, senadores, alcaldes, concejales etc.…al que necesiten, es la única manera de seguir aumentando sus riquezas a costa del sufrimiento de la mayoría de los chilenos que generamos las riquezas del país.
Llamamos a nuestros hermanos y hermanas de lucha a unirnos en un mismo esfuerzo, refundar la patria. A despertar a los dormidos y a generar la desobediencia popular que vaya instalando métodos de luchas desde lo más simple a lo más complejo, a reforzar la militancia a estar más informados y junto a los pobladores, estudiantes y trabajadores empoderarnos y co-construir el poder soberano del pueblo. La lucha por el poder soberano de nuestro pueblo requiere de cada uno de nosotros y nosotras porque vamos a conquistar nuestra verdadera independencia. 
 
Octubre viene cargado de memoria rebelde y si nos unimos podremos rescatar de aquellos héroes el ejemplo de combate que tanto necesitamos.
 
“Todo el Frente debe incorporarse a la búsqueda de soluciones y a impulsar nuestro desarrollo y la lucha con energía y sabiduría. Cada día se reafirma nuestra decisión de seguir adelante en este camino, duro, difícil, largo quizás, hacia la Libertad de nuestra Patria y la Revolución.
Y cada día sentimos mayor confianza en nuestro Frente, en nuestros Combatientes, en nuestro Pueblo y en la Victoria.
¡¡Hasta Vencer!!”  
-  Acerca del Rediseño. Raúl Pellegrin Comandante José Miguel, La Habana, 1988.
 
 
 
Dirección Nacional
Frente Patriótico Manuel Rodríguez

Facebook

Últimas fotografías



Foto 3


Foto 4


Foto 5


Foto 7


Foto 8